Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

WEAREABLES

Sep 2014

O cuando nuestra ropa aclara nuestras dudas.  

La ropa inteligente ya está entre nosotros. Symplio Lifestyle Technologies, una startup de Bilbao, presentó las bufandas inteligentes (smart scarf) en el recién celebrado Mundial de Baloncesto. Distribuida entre los aficionados conseguían detectar el movimiento realizado con ellas, el típico de las hinchadas de futbol, y mandar los datos vía Bluetooth a una aplicación en la que se podía medir la intensidad de la animación de cada hinchada.

Más allá de este fin puramente lúdico de la ropa weareable. Hace algún tiempo aparecieron las pulseras inteligentes, cuyos precios en la actualidad se han normalizado, así por ejemplo la Misfit Flash Shine, por 50 $ monitoriza la actividad física y además es capaz de medir la calidad y duración del sueño.

Pero el futuro muy cercano, está en que la ropa que usamos habitualmente se llene de sensores. Ralph Lauren ha anunciado ya una camiseta cuyo material está entrelazado con fibras que funcionan como sensores y que envían sus datos vía Bluetooth a un smartphone. El tenista norteamericano Marcos Girón la está usando ya en los entrenamientos del US Open, registrando sus biométricas de pulso, respiración, intensidad de la actividad, calorías quemadas etc y poder hacer así ajustes en tiempo real en su juego, forma y respiración.

Aun más increíble es la camiseta que propone Athos, los datos que recolecta son exhaustivos idénticos a los de Ralph Lauren, pero, además, los sensores actúan como un sistema giroscópico que nos indica la correcta postura que debemos tomar al realizar un ejercicio concreto, ahorrando así dolorosas lesiones y acelerando el proceso de aprendizaje.

Esperemos que no se les ocurra dar la posibilidad a los sensores de aplicarnos una descarga eléctrica como severo correctivo si perseveramos en hacer mal nuestros ejercicios...